En los últimos tiempos, hemos visto cómo ha aumentado el número de empresas que hacen uso de todos sus recursos para favorecer la comunicación, la cohesión y las relaciones entre los equipos de trabajo, tanto en directivos como en el resto de empleados.

Para ello disponen de ciertas técnicas que si bien persiguen un objetivo similar, son  diferentes en la práctica y en ocasiones pueden llevarnos a confusión. Cómo ejemplo, hablaremos de la diferencia que hay entre las actividades de incentivos y el Team Building; ambas buscan la cohesión entre los participantes pero mientras que  la primera está pensada para premiar a los empleados, la segunda está orientada a resultados de  negocio.

Por lo tanto, podemos definir Team Building cómo aquellas actividades realizadas generalmente fuera del entorno laboral que nos muestran un  grupo de herramientas y estrategias que se podrán utilizar para mejorar el rendimiento en cada puesto de trabajo. Estas actividades, además, potencian las relaciones entre trabajadores generalmente de distinto nivel.

Según Julius Solaris, de Event Manager Blog, estas son las fases internas  que debe seguir una empresa para asegurarse la efectividad de su Team Building:

  • Primera toma de contacto para comunicar las metas, objetivos y expectativas.
  • Información para los directivos; identificar los problemas clave del negocio y se explica cómo el Team Building es relevante para su negocio.
  • Decidir si se va a establecer un tiempo para reuniones paralelas a la actividad de Team Building.

Una vez hayamos decidido llevar a cabo nuestra acción y teniendo claros nuestros objetivos, es importante contactar con una empresa especializada en este tipo de actividades que nos dará garantía de éxito.

Desde la experiencia, estas empresas nos enseñan que para trabajar de una manera efectiva en equipo, es importante diferenciar en diferentes grupos a los participantes y que cada uno sepa para qué grupo está trabajando y qué metas debe seguir.

El objetivo es, además de la motivación del grupo, ver los puntos fuertes y débiles de cada uno de los trabajadores como la capacidad de liderazgo, de trabajo en equipo, de comunicación o de confianza.

Además, con nuestro Team Building mejoraremos o desarrollaremos en nuestros trabajadores capacidades cómo las habilidades sociales o de escucha, la capacidad de negociación o de análisis, la búsqueda de soluciones a conflictos o retos, o la creatividad tan valorada en nuestros días.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Contacta - 91 352 88 38

¿Tienes dudas? ¿Quieres un presupuesto sin compromiso? Escríbenos